JUICIO SUMARIO PARA ONCE PRESOS POLÍTICOS SAHARAUIS EN LA CIUDAD DE EL AAIÚN

20 marzo de 2007
El Observatorio de derechos humanos, del Ilustre Colegio de Abogados de Badajoz, informa de que desde buenas horas de la mañana del 20 de marzo de 2007, la sede del Tribunal Penal de Apelación marroquí en el Aaiún, fue cercada por los distintos destacamentos de intervención ante la inminente llegada de once presos políticos saharauis encarcelados en la cárcel Negra de el Aaiún desde hace meses. Todos ellos han sufridos vejaciones, humillaciones y en la mayoría de los casos, torturas.
El público asistente en la sala estaba compuesto, en su mayoría, por destacados agentes de la policía marroquí salvo algunos familiares, a los que se les permitió la entrada por coincidir sus apellidos con los de algunos presos políticos. Es de señalar la presencia de dos observadores, comisionados por el Consejo General de la Abogacía Española y el destacado grupo de abogados saharauis que componía la defensa. A muchos de los ciudadanos que deseaban asistir a los juicios se les fue denegada la entrada.
En una situación de hostigamiento y utilizando férreos métodos, empujones e insultos, han sido conducidos los once presos políticos saharauis por un grupo especial dedicado al transporte de presos. De esta forma se procede al juicio.PRIMER EXPEDIENTE.

Amaydane Elwali
Bachri Ben Taleb

Aparecieron en la sala del juicio portando sus darraa (vestimenta tradicional saharaui) y entonando eslóganes como: “la badil, la badil” (la independencia es la única solución), “referéndum ya”, “no a la autonomía, sí a la independencia” y coreando el himno nacional saharaui.
Rechazaron todas las falsas acusaciones que les fueron imputadas y declararon que dichas acusaciones contradicen sus reivindicaciones legítimas como es la de la autodeterminación del pueblo saharaui.
La defensa solicitó el aplazamiento del juicio que fue aplazado para día 17 de abril de este mismo año.

SEGUNDO EXPEDIENTE
.

Vestido con darraa (vestimenta tradicional saharaui), repitió eslóganes contra la ocupación marroquí como: “La Intifada es vía”, “El POLISARIO es nuestro representante”, “saludos a la mujer saharaui en la lucha”, y condenando las torturas padecidas y el maltrato recibido a manos de la policía marroquí que les trasladó de la cárcel al Tribunal. Tarrouzi fue expulsado de la sala al tiempo que lo fueron sus familiares, por alzar con él, los signos de la victoria. Su juicio ha sido aplazado para el 17 de abril próximo.

TERCER EXPEDIENTE

Los tres ingresaron en la sala portando su vestimenta tradicional y alzando las manos en símbolo de victoria mientras entonaban el himno nacional saharaui y coreaban eslóganes como: “Saharaui, saharaui, mano a mano hasta la victoria final”. De forma inmediata, el presidente del Tribunal, procedió a la expulsión de ZUGAM GHALI sin que surtiera ningún efecto entre sus compañeros que continuaron con sus consignas mientras saludaban al pueblo saharaui y hacían honor a los caídos en la lucha de liberación encabezados por el mártir el Uali Mustafa Sayed.
Ante la expulsión del segundo preso político, CHEIJ BEN AL-LAL, la defensa realizó una protesta formal, alegando que las expulsiones no eran legales puesto que iban en contra de la ley procesal, exigiendo la vuelta de los presos expulsados. Acto seguido los presos fueron devueltos y nada más ingresaron en la sala, fueron expulsados por segunda vez por repetir los eslóganes en contra de la ocupación. Nuevamente, la expulsión se realizó a patadas y empujones sin que por ello, el tercer preso político, OMAR BEN ELYAZID, dejara de corear consignas y enviar saludos hacia los saharauis en los campamentos de refugiados, campamentos de la dignidad, al POLISARIO y al presidente Mohamed Abdelaziz, declarando que guardaría silencio por no reconocer la legitimidad del tribunal y porque no garantizaba un juicio justo y transparente. OMAR BEN ELYAZID manifestó que todos los presos políticos están sometidos a torturas diarias en la cárcel Negra de El Aaiún y que los ciudadanos saharauis en todas las ciudades ocupadas, son objeto de maltrato diario. Declaró además su apoyo y solidaridad a los ciudadanos saharauis agredidos en la manifestación de Dajla y a los estudiantes universitarios saharauis en Marrakech.
De forma inmediata, el presidente del Tribunal dio orden de expulsión de la sala al tercer preso político saharaui de este expediente.
Ante el abuso del Tribunal, la defensa decidió retirarse en bloque de este expediente, por lo que les fue designado un abogado de oficio marroquí que desconocía por completo las acusaciones y el expediente en su conjunto. El juicio ha sido celebrado en ausencia de los tres presos políticos, OMAR BEN ELYAZID, CHEIJ BEN AL-LAL, ZUGAM GHALI, y como resultado han sido sentenciados a tres años de cárcel firme para cada uno de ellos.

CUARTO EXPEDIENTE.

Bahaha Mohamed Salem/BAHAHA Mohamed Salem
Daida Abdeslam/DIDA Abdesalam
Hayay Mohamed Maulud/Mouloud Mustapha « Mouloud Elhaj »/

Todos ellos entraron vestidos con ropa tradicional saharaui y repitiendo eslóganes como “referéndum ya”, saludos a los campamentos, a la dignidad de los refugiados”, y alzando sus manos en símbolo de victoria.
Inmediatamente, el presidente del Tribunal ordenó también la expulsión de la sala del preso político HAYAY MOHAMED MAULUD que fue expulsado por los soldados a empujones y rodillazos.
El presidente del Tribunal les acusó de provocar disturbios en la sala y los presos políticos le respondieron que sólo entonaban eslóganes para exigir la autodeterminación y la independencia del pueblo saharaui y que no formaban ningún grupo vandálico ya que su militancia tiene como objetivo la autodeterminación a través de métodos pacíficos y civilizados.
Han declarado ante el Tribunal que van a someterse al silencio ya que éste no reúne las condiciones básicas para un juicio justo y transparente. Posteriormente fueron sacados de la sala por un grupo de soldados destinados a estas prácticas.
Ante esta situación, la defensa alegó que no han sido estudiados los informes de la policía judicial, exigiendo así, el aplazamiento del juicio de este expediente para otra fecha posterior. Después de un intercambio de alegaciones el procurador general y el presidente del tribunal, negaron a la defensa esta demanda y la defensa ante esta negativa declaró su retirada de este expediente y, al igual que los acusados del tercer expediente, a éstos les fue asignado el mismo abogado de oficio marroquí que tampoco, en esta ocasión, conocía en absoluto, los detalles y el contenido de los informes.
El juicio se ha celebrado en ausencia de los presos políticos y su resultado ha sido el de tres años de cárcel firme para cada uno de ellos.

QUINTO EXPEDIENTE.

Loumadi Abdeslam

Vestido con darraa y coreando los mismos eslóganes que sus anteriores compañ
eros, negó todas las acusaciones que le fueron enumeradas por el presidente del Tribunal, manifestando que es un militante de lucha por la autodeterminación del pueblo saharaui y que no habrá descanso en esta lucha hasta el alzamiento definitivo de la bandera de la RASD en todas las ciudades de los Territorios Ocupados por Marruecos. Condenó la tortura practicada contra los presos políticos saharauis, rechazó todas las falsificaciones realizadas por la policía judicial, para finalmente saludar a los ciudadanos saharauis víctimas del atropello del invasor en Dajla y a los estudiantes sahaauis universitarios en Marrakech, que han sido reprimidos por el mero hecho de organizar una exposición de fotografías y un programa cultural. El resultado de la sesión del juicio de LOUMADI ABDESLAM, celebrado en su ausencia, ya que fue expulsado de la sala, ha sido el de un año y medio de prisión firme.

SEXTO EXPEDIENTE.

Banga CHEIJ

Ante el sometimiento a juicio de este preso político, menor de edad, el presidente de la sala dio orden de desalojarla. Todos, incluso los observadores internacionales, fueron obligados a abandonar el lugar, permitiendo sólo la presencia de la madre del preso político y de algunos asistentes más.
BANGA CHEIJ, que vestía darraa, ingresó en la sala coreando eslóganes hasta llegar al estrado mientras saludaba a los asistentes. El resultado del juicio fue de cinco meses de cárcel que ya había cumplido por lo que se le dejaba en libertad.