Un joven saharaui detenido en Dajla y otros tres trasladados a la Cárcel Negra

Dajla (territorios ocupados, Sáhara Occidental), 17/10/2007 el Observatorio de derechos humanos del Colegio de Abogados de Badajoz, ha sido informado de que Las fuerzas de ocupación marroquíes procedieron el martes a detener al activista saharaui, miembro del Comité Contra la Tortura de Dajla, Ulad Chej El Mahjub, en su domicilio de la ciudad ocupada de Dajla, y lo condujeron a un destino que sigue sin conocerse, indica una fuente de los Territorios Ocupados del Sahara Occidental

.

Anteriormente, las autoridades coloniales marroquíes habían saqueado el domicilio de la familia de este activista saharaui de los Derechos Humanos y destruido sus bienes, añade la misma fuente.

Ulad Chej El Mahjub se había desplazado recientemente la ciudad ocupada de el Aaiun para cuidar a su hermano Jalihenna, que sufre de una enfermedad mental como consecuencia de la tortura tras ser secuestrado por las autoridades coloniales marroquíes.

Debía también haber participado en el Congreso constituyente del CODESA que debería haber tenido lugar el pasado 8 de octubre, como se recordará.

Por otra parte, las autoridades marroquíes han trasladado a la Cárcel Negra de El Aaiun a tres jóvenes saharauis tras ser detenidos por participar en manifestaciones pacíficas reclamando el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, informa el Colectivo de Defensores Saharauis de los Derechos Humanos (CODESA).

Se trata de Lumadi Abed Essalam, Bachri Mohamed Ahmed Hamdi y Dah Hassan, que fueron detenidos el pasado miércoles en El Aaiun por agentes de la policía judicial marroquí. "Esos agentes no dudaron en irrumpir salvajemente a los domicilios de estos tres ciudadanos saharauis", añade el CODESA.

La familia Lumadi había declarado que su hijo Abed Essalam fue detenido el mismo día ante la sede del tribunal de primera instancia de El Aaiun a la vez que su padre, Lumadi Mohamed, que acababa de presentar una queja ante el procurador del tribunal.

Según la familia, Lumadi Mohamed fue liberado unas horas después de su detención y su hijo Abed Essalam fue mantenido bajo detención por la policía judicial marroquí para interrogarle. Lumadi Abed Essalam ha sufrido diversas torturas físicas y malos tratos antes de ser trasladado a la Cárcel Negra, señala la misma fuente.